Un verano de cuento – 2

Durante el verano de 2020 voy a realizar una charlas estivales que girarán alrededor de algunos de los autores y cuentos que me acompañan desde hace años en este camino del crecimiento personal y la felicidad consciente.

Este artículo es el resumen de la segunda charla, dedicada a Ajahn Brahm. Es uno de mis autores preferidos de cuentos, principalmente porqué sus cuentos y anecdotas son originales y van muy en la línea de mi busqueda de ideas. De echo, el 50% de sus cuentos les tengo marcados porqué me gustan.

Ajahn Brahm

Ajahn Brahm Ajahn Brahm nació en Londres en 1951. Ganó una beca para estudiar en la Universidad de Cambridge, donde se graduó en física teórica. Después de dar un año de enseñanza en la escuela secundaria se trasladó al noreste de Tailandia, donde fue ordenado Monje budista. Desde 1974 a 1982 estudió y practicó bajo la dirección del gran maestro de la tradición del Bosque Ajahn Chah. Posteriormente fue invitado por la Sociedad Budista de Australia Occidental para enseñar en Perth, donde junto con otros monjes Theravadas fundó un monasterio de cuarenta hectáreas de bosques y tierras de cultivo, participando personalmente en la construcción de edificios. Desde 1994 es el abad del monasterio, actualmente el más grande del hemisferio sur y en la actualidad da instrucciones sobre budismo y  meditación en Australia y el sudeste asiático.

Ajahn Brahm continúa inspirando y, según sus propias palabras, «la mayoría de las personas se jubilan cuando cumplen 70 años, pero la vida laboral de un monje no comienza hasta los 70, así que apenas he comenzado». El trabajo de su vida es enseñar a las personas el camino hacia la satisfacción interior y la paz mediante el desarrollo de virtudes como la compasión, la sabiduría y la atención plena. Nadie puede decir con certeza cómo se manifestará su deseo de ayudar a las personas a desarrollar sus cualidades espirituales, pero en la actualidad Ajahn Brahm continúa:

  • Dando charlas tanto dentro como fuera de Australia;
  • Dando charlas periódicas en Perth tanto en el Centro Budista Dhammaloka
  • Ordenando y entrenando monjes en Bodhinyana. Actualmente hay 24 monjes residentes con al menos tantos en la lista de espera para ingresar.

Ajahn Brahm tiene 2 libros de cuentos: La Vaca que lloraba y No te preocupes, ¡Enfádate si quieres!

Los enlaces te llevarán a Amazón, comprando los libros através de ellos ayudarás al mantenimiento de este proyecto. Gracias.

En esta ocasión no puedo poner el enlace a los cuentos porqué no están disponibles en las redes, lo que voy a hacer es hacerte un pequeño resumen para que entiendas la idea que transmite. Yaaa molan más los cuentos… pero… no se puede en esta ocasión.

El idiota

Este se resumen muy fácilmente, a alguién le llaman idiota y él lo replica unas cuantas veces al contarselo a sus amigos. El resultado es que al final el mismo se ha llamado idiota muchisimas más veces de las que se las llamó quién trató de ofenderle.

La enseñanza de este cuento va vinculada al Positivando 20 – Piensate Feliz

Es muy importante darnos cuenta de que debemos ir adquiriendo el control de nuestros pensamientos para que no nos juegue una mala pasada, como en este cuento. Alguien me ofende y yo se lo permito replicandolo en mi cabeza durante todo el día. La otra opción es, alguien trata de ofenderme, yo valoro su comentario y, si es falso, le olvido. Por supuesto, si es cierto y me molesta, es tiempo de trabajar esa cualidad para mejorarla.

¿Debo o no debo? 

Me encanta esta historia y mucho más su enseñanza. En ella nos cuenta una anecdota en la que alguien le pregunta como tomar una decisión. Él le prepone la técnica de la moneda: cara lo hace, cruz no lo hace. Pero con una pequeña variación que puede cambiarlo todo, estar atento a como te sientes con la opción que te ofrece la suerte. Si es desagradable, tu respuesta es la contrario. Si es agradable, ¡¡Haz caso a la suerte!!

Este cuento va vinculado al Positivando 11 – Tú eres el protagonista de tu vida.

Método Sándwich

Más que un cuento es una técnica para decir con asertividad lo que pensamos y que la otra persona nos escuche, aunque lo que digamos sea algo que no nos guste de ella.

Se trata de hacer un sandwich literalmente.

Primero hay que abrir los oidos y receptividad de la otra persona. Comentando algo que nos guste de ella, o que haga bien.

Segundo hay que decirle eso que nos molesta o que creemos que debe corregir.

Tercero hay que terminar siempre dejando claro que es UNA actitud o situación la que nos molesta, no la persona en general. Añadiendo siempre algo positivo de esa persona.

Por supuesto, todo hay que hacerlo desde la sinceridad. No sirve decirle como positivo lo grande que es esa persona, si mide solo 1,20 metros…

Te invito a investigar por las redes esta técnica, la comentan muchos psicologos.

Ir con el flujo

En esta ocasión la historia es de un monje que está nadando y siente como la corriente le lleva mar a dentro, es un monje que en su momento fue un gran nadador, pero en la actualidad está desentrenado. Cuando se da cuenta de que no puede ir contra la corriente decide relajarse y dejarse llevar. Al final el propio mar le lleva hacia una corriente que va hacia la playa, en ese momento es cuando utiliza sus energías para llegar donde estará a salvo. Lo logra por poco y gracias a haber dejado de luchar contra corriente.

Esta historia va vinculada al Positivando 19. – Fluye con la vida.

Y a una frase del cuaderno que me parece importante destacar.

El martillo

Una historia en clave de anécdota. Ajahn encuentra un martillo abandonado y oxidandose en el jardín del convento. Le parece una falta muy grave ese hecho, ya que no tienen muchas pertenencias y, además, es consciente del esfuerzo que debió constarle conseguirlo a quién se lo regalo. El caso es que reune a sus monjes y les echa una bronca de ordago esperando que alguno confiese. Ninguno lo hace y el se marcha decepcionado. Hasta que se da cuenta de que fue él quién dejo abandonado el martillo.

De esta anecdota se extraen dos ideas fundamentales para mi:

  • Todos podemos cometer errores
  • Es importante perdonar los errores a los demás y a nosotros mismos.

Hasta aquí el resumen de la charla del 7 de Julio, espero que te haya gustado y ayudado a ser un poquito más feliz.

No olvides compartirlo con la gente que quieres, recuerda que tu felicidad será mayor si las personas que te rodean son también felices.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: