La punta de Jamón

La punta del Jamón

Juan y Mariana acaban de casarse. Están felices de haber decidido recorrer juntos el camino de la vida, se aman profundamente y buscan demostrarlo en también en los detalles cotidianos.

A Juan le encanta disfrutar de una buena mesa y a Mariana le da mucho placer cocinar. El plato preferido de Juan es el jamón al horno, la pata entera asada lentamente.

Al saberlo Mariana, decide consultar por la mejor receta posible para agasajar a su amado con su manjar preferido. Se acuerda de que madre cocina muy bien este platillo y le pide la receta. Recibe las instrucciones del caso y pone manos a la obra.

Cuando lleva el jamón a la mesa, Juan se da cuenta de un detalle y le hace una pregunta:

– «¿Por qué le cortaste la punta?. ¡Es la parte que más me gusta!»

Mariana piensa un momento y le responde:

– «Bueno, mi madre me dio la receta y decía que había que cortarle la punta al jamón para cocinarlo»

– «¡Qué extraño!», responde Juan. «Justamente es la parte que más me gusta y no entiendo por qué habría que quitarla.»

Con esta duda en mente, días después Mariana le pregunta a su madre el porqué de tener que cortarle la punta la jamón. La madre piensa un momento y sólo tiene una respuesta:

– «Tu abuela siempre cocinó el jamón de esta manera, siempre le cortó la punta. Creo que mejor le preguntas a la abuela para saber el motivo.»

Sin perder tiempo y queriendo descubrir el misterio del jamón al horno, Mariana llama a su abuela y le pregunta:

– «Abuela, por qué siempre le cortas la punta al jamón antes de cocinarlo?»

La abuela, sorprendida por lo obvio de la pregunta le responde:

– «¡Porque mi horno es muy pequeño, y el jamón no cabe entero!»

Fuente

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: